¡Evita la depresión postvacacional!

Dic 16, 2022

Lo sabemos: diciembre trae a nosotros un extra de felicidad, pues con la llegada del cierre de año viene también la alegría de poder tomarnos unos días de descanso para pasarlos en familia y alejarnos de las computadoras y el correo laboral, pero tarde o temprano nos enfrentamos a la dura realidad de regresar a la rutina de trabajo, lo cual puede traer consigo una depresión postvacacional.

Pero ¿realmente existe este síndrome? Quédate con nosotros en esta entrada del #blogWorkbeat para conocer más y prepararte para tu siguiente periodo de descanso.

¿Qué es y cómo se produce el síndrome postvacacional?

En la mayoría de las personas la vuelta a la “normalidad laboral” no supone ningún trastorno, sino más bien al contrario, ya que vuelve con ilusión a la actividad productiva, en especial para quienes el entorno laboral es favorable y se compone de actividades gratas y creativas con un desarrollo de relaciones sociales satisfactorias.

Sin embargo, en algunos casos, la presión de la vuelta al trabajo llega a ocasionar verdaderos cuadros de estrés agudo con todas las manifestaciones emocionales, del comportamiento y físicas que lo caracterizan: malestar, ansiedad, depresión, disminución del rendimiento, palpitaciones, sudoración, aumento de las frecuencias respiratoria y cardíaca, temblores, cambios de humor, etc.

Esto se puede deber a que la readaptación a la vida laboral después de las vacaciones incluye cambios de horarios, de obligaciones y de estilo de vida en conjunto; todo ello conforma un proceso de adaptación que en algunos casos llega a ser más intenso y produce en quien los sufre molestias psicológicas y/o físicas.

Aunque los signos y síntomas de un síndrome postvacacional los manifiestan con mayor frecuencia las mujeres (probablemente por desarrollar actividades en un entorno socio-familiar de mayor presión), la realidad es que cualquier persona que se va obligada a regresar a una rutina de exigencias laborales puede registrar síntomas de depresión, sobre todo cuando regresa a un lugar difícil de llevar o con tareas que le parecen complicadas.

De esta forma, si estos cambios adaptativos se perpetúan más allá de unos días, puede aparecer un verdadero síndrome de ansiedad generalizada o un llamado estrés crónico que puede requerir tratamiento específico.

Que no te pase: ¡evita el estrés postvacacional!

Hablar de temas relacionados a bienestar emocional siempre será algo complicado, pues cada persona es única y aborda y recibe estas situaciones de diferente manera, sin embargo, no debemos ‘sacarle la vuelta’ a este tipo de situaciones: lo mejor es siempre verlas de frente y buscar, en conjunto, una solución que pueda ser de utilidad para nuestro activo más importante: los colaboradores.

Pero antes de involucrar a un médico o un psicólogo será preciso que, como líder de RH, te tomes el tiempo para evaluar e implementar algunas pautas que podrán ser de utilidad para reducir el impacto de un regreso ‘non-grato’ para el equipo a sus labores diarias:

  • Impulsa la organización en la oficina:

Es un hecho que una de las mayores causas de estrés al regresar a la oficina es recordar que tenemos una bandeja de correo llena de peticiones, o trabajos y proyectos que se quedaron en lista para ser atendidos a nuestro arribo; por ello, puedes impulsar en tu equipo la práctica de la organización y la planeación de tareas, con la finalidad de invitarles a priorizar y terminar aquellas actividades que les requieran más tiempo y desgaste. Así, podrán dejar listos sus pendientes más urgentes antes de salir de la oficina y disfrutar de su tiempo de vacaciones de forma completa, sin la preocupación de que la actividad los estará esperando a su regreso.

Incentívalos a usar plataformas con módulos de planeación y desempeño, las cuales, además de permitirles mapear sus entregables en ciertos periodos de tiempo te permitirá a ti echar un vistazo a su ritmo de trabajo y evaluar su productividad, para accionar en cuanto sea posible.

  • Empezar de manera gradual con la intensidad del trabajo, de menos a más intensidad, siempre intentando comenzar por las tareas más gratas:

Al regresar a la oficina, será un gran plus comenzar a aumentar la intensidad de trabajo de forma gradual, trabajando (en la medida de lo posible) en aquellas tareas que requieran menos tiempo de realización.

  • Aprovechar los tiempos de descansos o de la comida para volver a alguna actividad agradable.
  • Implementar la regla de “no llevarse trabajo a casa”:

Apoya a tu equipo estableciendo deadlines, en la medida de lo posible, realistas y flexibles, con la finalidad de que no se lleven actividades a casa que puedan mermar en su tiempo libre.

  • Seleccionar aquellas actividades que podemos llevar a cabo, y delegar aquellas para las que no estamos tan preparados:

No hay nada mejor y significativo para una organización que trabajar en equipo, pues hay tareas que son más fáciles de realizar para unas personas que otras dependiendo de sus skills y habilidades. Motiva a tu equipo a colaborar de forma conjunta para llegar a un objetivo común.

  • Mantener una actitud realista y proactiva, sin sopesar una y otra vez, de manera repetitiva y poco productiva, todas las alternativas a las cuestiones planteadas.
  • Plantear los problemas laborales del modo más simple y esencial posible, prescindiendo de los detalles y sopesando la esencia para encontrar las soluciones:

Para esto, será necesario entregar toda la información requerida a tus colaboradores y mantenerlos al día de las actividades y movimientos en lo que se involucra la empresa. ¿Qué tal usar medios de comunicación como un canal de noticias?

  • Halagar el trabajo bien hecho de las personas a nuestro alrededor y corregir las conductas inapropiadas o negativas en cuanto surjan de modo sutil pero firme:

Recuerda el viejo refrán de “se halaga en público y se corrige en privado”, pues el felicitar a tus colaboradores por medio de canales de noticias, newsletters o incentivos laborales será un empuje para el resto de la plantilla.

Por otra parte, para que el estrés postvacacional no aparezca, pueden llevarse a cabo algunas conductas que tienden a limitar su aparición, como:

  • Programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada.
  • No volver de las vacaciones justo el día anterior a la vuelta al trabajo, sino que es recomendable volver un par de días antes, para prepararnos física y mentalmente para el retorno a la actividad laboral.
  • Al llegar al trabajo, no empezar la actividad de modo brusco e intenso, sino que es beneficioso permitirse un tiempo para compartir las experiencias vacacionales con los compañeros y compañeras y así crear un buen ambiente de inicio laboral.
  • Mantener reuniones relajadas de inicio de ciclo, para definir y detallar los objetivos para el período que se inicia, los medios y las expectativas del equipo.

Recuerda que hoy, afortunadamente cuentas con las herramientas necesarias para poder ser el soporte que tus colaboradores necesitan, al tiempo que les brindas todas las soluciones para llevar cada etapa de su trabajo de forma eficiente. No dejes pasar la oportunidad y comienza a conectar con tu plantilla, para elevar su productividad y la de tu organización: la mejor versión de ambos los espera.

Buscar

Entradas Recientes

Estrategias para la promoción interna en grandes empresas 

Estrategias para la promoción interna en grandes empresas 

La promoción interna se ha convertido en un pilar fundamental para el crecimiento de las grandes empresas. Más allá de ser una mera práctica, la promoción interna representa la inversión en el talento existente, una estrategia vital para fortalecer la cultura...

Transparencia Retributiva en PYMEs: el enfoque ganador 

Transparencia Retributiva en PYMEs: el enfoque ganador 

Cuando vemos el mundo laboral desde la perspectiva de los Recursos Humanos, nos encontramos con el término de transparencia retributiva, el cual se ha convertido en un tema central de discusión, y no es para menos.   Entre muchas otras cosas, las pequeñas y...

Síguenos

Si tu empresa tiene menos de 150 empleados, tenemos una solución para ti
Si tu empresa tiene menos de 150 empleados, tenemos una solución para ti