Políticas empresariales: ¿cómo prevenir la discriminación laboral?

Jun 17, 2022

Dentro de las muchas políticas empresariales con las que puede contar una empresa, sin duda el apartado de discriminación laboral lleva una gran relevancia, pues la lucha contra la misma ha sido esencial para garantizar la igualdad de oportunidades para todos dentro de las compañías, así como promover una participación plena en la vida económica y social.

Si aún se te complica un poco identificar la discriminación laboral y acciones para erradicarla de tus procesos, quédate a leer la entrada del #blogWorkbeat de hoy.

¿Cómo podemos definir la discriminación laboral?

Podemos comenzar a definir como discriminación laboral a toda aquella distinción, exclusión o trato desfavorable hacia alguna o varias de las personas que trabajan en la empresa o buscan pertenecer a ella. Legalmente se reconocen, y son denunciables, varias razones de discriminación en el trabajo, como, por ejemplo:

  • Causa de origen (racial o étnico)
  • Género
  • Orientación sexual
  • Discapacidad
  • Edad
  • Estado civil
  • Condición social
  • Ideología religiosa o política
  • Sindicalización

Adicionalmente también se considera como discriminación laboral a las decisiones unilaterales de los líderes que afecten a sus colaboradores en materia de retribución, jornada o demás condiciones de trabajo.

Por otro lado, se pueden distinguir cuatro formas principales de discriminación laboral:

  • Discriminación directa: supone un trato desfavorable, de forma directa, atendiendo a alguna de las razones anteriores, especialmente: raza, género, religión, discapacidad, edad u orientación sexual.
  • Discriminación indirecta: se produce ante una situación, aparente neutra, pero que provoca una desventaja particular para alguna persona. Pueden ser, por ejemplo, con prácticas de trabajo o reglas internas.
  • Acoso laboral: implica un comportamiento ofensivo o intimidante con el objeto de humillar o dañar a una persona.
  • Persecución: supone un trato injusto de forma reiterada y deliberada, de modo directo o indirecto, sin que influyan las razones discriminatorias habituales. Puede ocurrir con motivo de alguna queja o denuncia contra la empresa.

Lamentablemente, en la actualidad este tipo de práctica se puede presentar en cualquiera de las formas anteriores y tiene estas tres referencias:

Discriminación sobre la mujer: se manifiesta, sobre todo, en forma de salarios y oportunidades. Son muchos los casos de remuneraciones más bajas realizando un mismo trabajo y con similar responsabilidad, de limitaciones para acceder a determinados puestos (especialmente de dirección) o los despidos en caso de embarazo. Puede aparecer acoso laboral en forma de lenguaje sexista o peyorativo y, en casos más serios, acoso sexual.

Discriminación generacional: afecta, sobre todo, a los mayores de 45 años, pero también a las nuevas generaciones (millennials y centennials) que se sienten desplazados en entornos de trabajo incompatibles con sus habilidades y necesidades, así como también dentro de las relaciones laborales más tradicionales.

Discriminación contra la diversidad (por origen, orientación sexual o discapacidad): se produce de forma directa o en forma de acoso laboral, creando en el entorno de la persona afectada un ambiente hostil, degradante, humillante u ofensivo.

Aprende cómo combatirla

Para lograr erradicar la discriminación laboral, es esencial que las empresas la reconozcan y pongan en marcha prácticas destinadas a prevenirla.

Algunas medidas que se pueden tomar para comenzar a trabajar este tema son:

  1. Establecer protocolos de contratación que garanticen un trato igualitario, en todos los casos, durante los procesos de selección, tales como romper con estereotipos o prejuicios en cuanto a imagen o aspecto físico y contratar bajo criterios objetivos de habilidades y competencias.
  2. Considerar la promoción interna, formación y desarrollo profesional en las mismas condiciones para todos los colaboradores.
  3. Generar el compromiso de que las condiciones de trabajo, remuneración o jornada laboral no supongan un trato discriminatorio, asegurándose que todos en la empresa conocen la legislación contra la discriminación y están implicados en cumplirla. Aquí, una plataforma que te permita mantener visibles las políticas y los lineamientos de tu compañía para todos los colaboradores será esencial para mantenerlos informados de cómo proceder ante ciertas situaciones.
  4. Vigilancia de las relaciones laborales para prevenir y atajar el acoso laboral. De igual manera, sensibilizar y cultivar valores multiculturales y fomentar que, en el trato entre compañeros, destaque la tolerancia empleando siempre un lenguaje antidiscriminatorio muy claro. En este punto, los canales abiertos y anónimos como buzones de quejas y sugerencias serán tus grandes aliados. Además de todo esto, hay que destacar que un entorno de diversidad tiene implicaciones muy favorables para la empresa.
  5. Fomenta la integración, pues en entornos de alta diversidad e inclusión aumenta el sentido de pertenencia (más conocido como employee engagement) y se define un clima laboral más sano y colaborativo.

En definitiva, la empresa no es un actor al margen de la sociedad, pues sus prácticas dejan huella en su activo más importante: sus colaboradores. Por ello, asumir una responsabilidad ante sus decisiones, como son las de prevenir conductas de discriminación laboral, tendrá un impacto directo sobre su actividad, ya que la valoración social de las empresas es hoy en día cada vez más importante.  Además, la discriminación podría conllevar que la empresa no aproveche al máximo todo el capital humano del que puede disponer, con los conocimientos, experiencias y habilidades de todos sus miembros.

Recuerda que trabajar en el reconocimiento de la diversidad y las prácticas antidiscriminatorias supone un beneficio para todos, y asegura una correcta convivencia entre todos los integrantes de una empresa. Conoce más sobre plataformas que te pueden ayudar a construir experiencias maravillosas en el ámbito laboral desde el cuidado al empleado y alcanza la mejor versión de tus colaboradores y tu compañía.

Buscar

Entradas Recientes

Desbloqueando la Gig Economy: adaptación en las PYMES

Desbloqueando la Gig Economy: adaptación en las PYMES

Durante la última década, hemos sido testigos de la transformación del mercado laboral gracias a al surgimiento de diversas tendencias que han impactado los procesos de trabajo; una de ellas es la gig economy, presentándose como un fenómeno que ha llegado a...

Estrategias para la promoción interna en grandes empresas 

Estrategias para la promoción interna en grandes empresas 

La promoción interna se ha convertido en un pilar fundamental para el crecimiento de las grandes empresas. Más allá de ser una mera práctica, la promoción interna representa la inversión en el talento existente, una estrategia vital para fortalecer la cultura...

Síguenos

Si tu empresa tiene menos de 150 empleados, tenemos una solución para ti
Si tu empresa tiene menos de 150 empleados, tenemos una solución para ti